Antártida - Biología antártica

Las condiciones en la Antártida no son favorables para el desarrollo de formas de vida complejas, debido principalmente a las bajas temperaturas predominantes, la distribución tan despareja de la luz a lo largo del año, y la presencia de la capa de hielo que cubre el continente en un 98% de su superficie. Por estas razones, la flora y la fauna antárticas están concentradas en las áreas costeras y marinas.

El ecosistema terrestre es extremadamente limitado y casi todos los sistemas de vida dependen del mar, que provee los recursos para la supervivencia de la mayoría de las especies. La flora es muy pobre sobre el continente y esta representada por líquenes, musgos, algas, hongos y tres especies de plantas vasculares, es decir que poseen flor.

En la fauna antártica el primer eslabón de la cadena alimentaría comienza por el plancton. Es una comunidad de microorganismos que flotan libremente, que se pueden subdividir en fitoplancton (organismos vegetales) y zooplancton (organismos animales).

El grupo predominante del zooplancton es el krill, un pequeño crustáceo, el cual constituye el alimento principal de aves, focas y ballenas convirtiéndose así en el eslabón clave de la trama alimentaria antártica. En lo que a peces respecta, en Antártida encontramos solo el 1% de la diversidad mundial.

Los mamíferos y las aves marinas forman los dos grupos más grandes de la fauna superior antártica, de los cuales los primeros se pueden dividir en:

Pinnípedos (focas)

Se encuentran las siguientes especies: Foca de Weddell, Foca Cangrejera, Foca de Ross, Foca de Doble Pelo, Leopardo Marino y Elefante Marino. Estos mamíferos viven alrededor del Continente blanco y se movilizan nadando o deslizándose sobre los bloques de hielo.

Cetáceos

Ballenas: Jorobada, Minke, Fin, Azul, Sei, Franca Austral, Minke enana, Minke Antártica, Picuda de Arnoux, Nariz de Botella.

Delfines: Piloto, Cruzado, Liso Austral.

Orca

Cachalote.

Estos se pueden observar durante el verano, época en que estos animales son atraídos por la abundancia de alimento.

Aves marinas

Constituyen el grupo más extenso de la fauna antártica. Algunas de las más importantes son:

Albatros: Errante, Cabeza Gris, Ojerosos, Manto Claro.

Petreles: Petrel Gigante común, Petrel Damero, Petrel Negro, Petrel Antártico, Petrel Blanco, Petrel Azulado.

Fulmar Austral, Yunco Geórgico, Prión Pico Grande, Prión Pico Fino, Paiño Común, Paiño Vientre Negro, Cormorán de ojos azules, Gaviota Parda, Gaviotín y la Paloma Antártica.

Pingüinos

Este tipo de aves es asombrosa en cuanto a su adaptación a las rigurosas condiciones ambientales antárticas. Varias especies de pingüinos se destacan por su abundancia y por ser considerados los habitantes antárticos por excelencia. Si bien estos no pueden volar , sus alas se han convertido en aletas rígidas que utilizan para impulsarse a nadar en el océano. Sus cuerpos están cubiertos por una gruesa capa de grasa que les brinda aislación térmica y además les sirve de reserva de energía, lo cual también sucede con los mamíferos antárticos. Las plumas forman una superficie impermeable en el agua y al viento. En Antártida encontramos 7 especies de pingüinos: Pingüino Emperador, pingüino de Adelia, Pingüino de Barbijo, Pingüino de Papúa, Pingüino Rey, Pingüino de Penacho Amarillo, pingüino pico rojo y pingüino de frente dorada. (estas últimas 3 especies anidan en la zona subántartica).